Todo es liderazgo, confianza… y control.

El liderazgo empresarial consiste en la habilidad o proceso por medio del cual un líder es capaz de influir en los demás integrantes de un equipo para conseguir los objetivos requeridos y satisfacer las necesidades de la empresa.

Un líder no es solamente un jefe, sino que dentro de un grupo de trabajo se acepta a una persona como líder cuando todos los componentes de dicho equipo entienden que sus recomendaciones favorecen y son convenientes para la mayoría.

Hill International es una compañía que proporciona administración de programas y proyectos, gestión de la construcción, ingeniería y estimación de costes, a los clientes que participan en los principales proyectos de construcción en todo el mundo.  A lo largo de nuestros años de experiencia nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene el liderazgo empresarial y de la necesidad de desarrollar las habilidades de liderazgo para garantizar una buena gestión de equipos y de recursos.

Liderazgo, en primer lugar por parte del cliente, que sabe lo que necesita, que tiene poder de verdad, que no tiene miedo a consejos, que exige un plan viable, que puede tomar decisiones, que delega y que exige el cumplimiento de las responsabilidades contractuales de todos los miembros de su equipo. En definitiva, que lidera la estrategia del proyecto y trabaja con nosotros en el despliegue de los procesos específicos del proyecto.

Para merecer esta confianza, los planes que Hill desarrolla; presupuestarios, de tiempo, riesgos… deben ser viables y sobre todo deben estar controlados. Lo que un cliente  necesita, sobre todo, es la oportunidad de decidir sobre algo con tiempo suficiente, y no tener que resignarse a decisiones de última hora. Para ello el control sobre todas las variables del proyecto, particularmente en lo referente a coste, alcance y plazo son imprescindibles para que el cliente sepa en todo momento dónde debe estar, dónde está, y a dónde quiere llegar. De entre todas las variables, es en el plazo dónde en el mercado español hay menos capacidad de respuesta a estas preguntas.

Hill International en sus 20 años de experiencia en España ha usado las herramientas más avanzadas de planificación como Primavera P6 y Primavera Risk Analysis para realizar esta disciplina en apoyo al equipo de gestión de los proyectos. Esto ha permitido tener controlado en todo momento el trabajo de todos los integrantes del proyecto para lograr el objetivo común. Para algunos clientes sin embargo, la planificación con métodos tradicionales puede resultar algo árida, y como herramienta de comunicación, limitada.

La capacidad adicional que el entorno BIM aporta a esta comunicación de los plazos es inestimable. Esta capacidad puede comprender desde el enfoque más básico de una presentación comercial para que entre por los ojos del cliente dejando a todos intuir en el futuro, hasta la planificación detallada de la construcción con el modelo BIM integrado en la planificación para poder ver cómo sería el proyecto acabado. Las experiencias recientes que hemos tenido en proyectos dónde el equipo del cliente y el personal han participado en workshops alrededor de la planificación en 4D, viendo la viabilidad de cambios, el proceso constructivo, la mitigación de retrasos, y los medios auxiliares necesarios para cumplir los objetivos del cliente, han dejado claro la potencia de herramientas como Synchro 4D integrando a Revit y Primavera P6. El modelo 4D del proceso constructivo sirve para tomar decisiones estratégicas y de diseño en relación al plazo, y por lo tanto añade otra dimensión a la planificación.

Las herramientas basadas en BIM no resuelven la falta de cultura de planificación y control en las empresas, eso requiere formación y tiempo, pero sí ayuda a un cliente a ver los beneficios de una planificación antes en el ciclo del proyecto que los métodos tradicionales.

En definitiva, teniendo buenos clientes, un equipo de su confianza que lidera el proyecto y las herramientas de control, ahora con la incorporación de BIM, logramos ver el futuro por fin.

 

Artículo escrito por: Martin Murphy.- Director en Hill International.