El conocimiento integral de la metodología BIM y sus virtudes.

Por Daniel García-Conde Arroyo, alumno del MBIM.


El BIM está suponiendo una revolución en la forma de entender y gestionar la construcción, y su implantación progresiva está afectando a diferentes sectores relacionados con el mundo de la construcción, gestión e ingeniería.

Por eso es importante aclarar la formar correcta de introducirse a esta nueva metodología que potencia beneficios y eficacia mediante la mejora de algunos factores como la coordinación, gestión e interconexión entre las distintas partes que conforman un proyecto.

El conocimiento integral como enfoque se enfrenta al acercamiento clásico al BIM, que suele consistir en el dominio de una de las herramientas que la metodología ofrece (Revit, Civil3D, etc…), que muchas veces trae como consecuencia una carencia de conocimiento básico del resto de piezas implicadas en este complejo método de trabajo que conocemos como BIM hoy en día.

Pero, ¿por qué es mejor un acercamiento inicial integral a todas las posibilidades que ofrece el BIM en vez de la especialización en un software concreto?

Mediante el conocimiento de los agentes implicados en todo el transcurso de un proyecto (incluso en un sector del mercado), nuestro entendimiento acerca de las necesidades del sector mejora notablemente. Por otro lado, nos permite entender mejor las dificultades que otros departamentos pueden enfrentar, y cómo facilitarles en la medida de lo posible su trabajo.

Nos permitirá también saber lo que se puede pedir y entender la dificultad de una tarea y por tanto los recursos que debemos destinar a la misma. De esta forma mejora nuestra capacidad de entendimiento y gestión de nuestro sector de trabajo, haciéndonos así profesionales más competentes y con mayor capacidad de adaptación y rotación entre departamentos.

Sin este acercamiento, difícilmente será posible tener una amplia proyección profesional, pues este conocimiento es imprescindible para cualquier persona con responsabilidad de mando en el sector, ya sea en su parte de management, diseño, construcción, etc…

Este acercamiento va a tener una curva de aprendizaje más lenta, y a cambio ofrece un desarrollo más rápido a posteriori en el estudio de las distintas herramientas. Es necesario entender que cuando uno se sumerge en el mundo del BIM como profesional, es muy probable que su día a día consista en desarrollar su dominio de una herramienta de software para la producción de contenido para su empresa, y que esto no alienta particularmente el desarrollo de un enfoque integral, y es por esto por lo que es necesario este artículo.

El aprendizaje integral, ya sea previo al ámbito laboral (como el que pueden ofrecer un Máster BIM como el de Idesie Business School), o sea de manera autodidacta como actividad complementaria a la laboral, es una pieza necesaria para maximizar las posibilidades de éxito de un trabajador del sector de la construcción actual.

El BIM aún está empezando y su crecimiento está siendo rápido, pero falta mucho por hacer, y es de conocimiento público que aún tiene mucho recorrido por avanzar y evolucionar.

Este conocimiento íntegro será el que permita prever la evolución del BIM, con la facilidad que esto aporta a nuestra capacidad de adaptación. Ya sea respecto a normativas, a nuevo software, o a nuevas versiones de softwares actuales.

En definitiva: la gente llega al BIM atraída por la facilidad en la gestión, y algunos son consciente de que es una metodología que pide más recursos y tiempo en su etapa inicial a cambio de disminuir esa necesidad en fases posteriores. De la misma manera debemos acercarnos a conocer este proceso. Obtener una idea integral del BIM desde un principio, si bien es un proceso más lento y laborioso, nos permitirá aprender a entender los softwares de una manera más precisa y a saber cómo pueden interactuar entre sí. Además, nos dará conocimientos necesarios para progresar en el mundo laboral del BIM, y a facilitar nuestra adaptación a los posibles cambios que pueda traer en el futuro.