Factores y Riesgos Psicosociales: formas y consecuencias

factos y riesgos psicosociales

Por Fernando Igual, Director de IDESIE Business & Tech School.


El estudio de los aspectos organizacionales y psicosociales y su relación con la salud laboral no es nuevo. Aunque sí la importancia y reconocimiento que ha adquirido en los últimos años.

Como consecuencia de los importantes cambios en las organizaciones, de los procesos de globalización actual y la pandemia del COVID19, la exposición a los riesgos psicosociales se ha hecho más frecuente e intensa. Más aún, se ha hecho conveniente y necesario su identificación, evaluación y control, con el fin de evitar sus riesgos asociados para la salud y la seguridad en el trabajo.

Los factores psicosociales pueden ser definidos como aquellas condiciones que se encuentran presentes en una situación laboral. Las cuales están directamente relacionadas con la organización, el contenido del trabajo y la realización de la tarea. Y que tienen capacidad para afectar tanto al bienestar o a la salud, física y psíquica, del trabajador como al desarrollo del trabajo.

Los factores psicosociales están presentes en todas las organizaciones con resultados positivos o negativos.

Cuando tales condiciones son adecuadas, facilitan el trabajo, el desarrollo de las competencias personales laborales y los niveles altos de satisfacción laboral. Así como alta productividad empresarial y de estados de motivación en los que los trabajadores alcanzan mayor experiencia y competencia profesional.

Cuando son factores con probabilidad de afectar negativamente a la salud y el bienestar del trabajador son factores de riesgo. Y pueden tener una influencia negativa sobre la salud. Los efectos de los factores psicosociales de estrés pueden afectar tanto la salud psicológica como la salud física. A través de los mecanismos psicofisiológicos activados por el estrés.

Los planteamientos generales sobre los riesgos laborales pueden y deben aplicarse al ámbito de los riesgos psicosociales. Los riesgos psicosociales laborales son hechos, acontecimientos, situaciones o estados que son consecuencia de la organización del trabajo. Tienen una alta probabilidad de afectar a la salud del trabajador y cuyas consecuencias suelen ser importantes.

riesgos psicosociales

Principales riesgos psicosociales

El estrés

La Comisión Europea define el estrés laboral como «un patrón de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y de comportamiento a ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido del trabajo, organización del trabajo y el medio ambiente de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos niveles de excitación y de respuesta y la frecuente sensación de no poder afrontarlos».

El estrés provoca un deterioro del funcionamiento normal del organismo y la aparición de trastornos generales con repercusiones sobre la salud que puede adoptar múltiples formas.

La pandemia ha disparado los niveles de estrés en la población mundial. La violenta aparición del COVID19 ha provocado unos cambios bruscos en los sistemas y rutinas de trabajo, especialmente durante los momentos de confinamiento. Su consecuencia más inmediata es el aumento del estrés.

Mención especial debe hacerse respecto aquellas profesiones que han tenido que enfrentarse directamente con la enfermedad como es el caso de los sanitarios. Sus niveles de estrés llevan mucho tiempo en máximos y sus consecuencias futuras lamentablemente tarde o temprano se manifestarán.

Violencia

La violencia en el trabajo, en sus diferentes formas, es probablemente el segundo riesgo psicosocial en orden de importancia. Sus consecuencias sobre la calidad de vida laboral son amplias y sus repercusiones sobre la salud del trabajador se extienden tanto a los aspectos físicos como a los mentales. La OMS la define como el uso intencional del poder, amenaza o efectivo, contra otra persona o un grupo, en circunstancias relacionadas con el trabajo, que cause o tiene un alto grado de probabilidad de causar lesiones, muerte, daño psicológico, mal desarrollo o privación.

Acoso laboral

El acoso laboral es una de las formas de violencia en el trabajo, pero por sus características y por algunas de sus consecuencias propias, debe ser tenido en cuenta como una forma específica de riesgo laboral y no sólo como forma de violencia laboral.

El mobbing o acoso laboral es considerado actualmente uno de los riesgos laborales más importantes en la vida laboral. El Comité Consultivo de la Comisión Europea para la seguridad, la higiene y la protección de la salud en el trabajo (2001) define el acoso laboral como una forma de comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores jerárquicos y subordinados, por el que la persona en cuestión es humillada y atacada varias veces. Directa o indirectamente por una o más personas con el propósito y con el efecto de alienarla.

acoso laboral

Acoso sexual

El acoso sexual se plantea también como una de las formas de la violencia laboral. Y más frecuentemente como una modalidad del acoso laboral. Sin embargo, el acoso sexual tiene igualmente un contexto propio.

El Código de Conducta de la Comisión Europea define el acoso sexual en el trabajo de la siguiente forma: el acoso sexual es la conducta de naturaleza sexual u otros comportamientos basados en el sexo que afectan a la dignidad de la mujer y del hombre en el trabajo. Esto puede incluir comportamientos físicos, verbales o no verbales indeseados.

Habitualmente se han considerado dos tipos básicos de acoso sexual, en función de si hay o no chantaje en el mismo. El acoso sexual conocido técnicamente como quid pro quo, una cosa por la otra, es el chantaje sexual. Consiste en solicitar los favores sexuales, de forma más o menos abierta, a cambio de la obtención de algún tipo de beneficios laborales o a cambio de no experimentar y sufrir consecuencias desagradables como el despido, el cambio de puesto de trabajo u otros cambios molestos.

El segundo tipo es el acoso sexual que consiste en la existencia de unas condiciones de trabajo por el que los atributos sexuales, normalmente de mujeres, es una de las características que deben exhibirse incluso cuando no guarda relación con el trabajo que se está efectuando.

Inseguridad contractual

La inseguridad laboral podría definirse como una preocupación general acerca de la existencia del trabajo en el futuro. Y también como una amenaza percibida de características de trabajo diferentes, tales como la posición dentro de una organización o las oportunidades de carrera.

El tipo de contrato parece ser uno de los indicadores más importantes de la inseguridad laboral. Cuando el contrato tiene menor seguridad y abarca un tiempo más corto, los índices de inseguridad laboral son más altos. Lamentablemente, un alto porcentaje de trabajos actuales se caracterizan por la incertidumbre y la precariedad, especialmente los tipos de trabajo que son atípicos o coyunturales.

El burnout o Desgaste profesional.

El burnout consiste en el resultado de un proceso de estrés crónico laboral y organizacional que termina en un estado de agotamiento emocional y de fatiga desmotivante para las tareas laborales. Se diferencia del estrés como riesgo psicosocial en sus mayores efectos sobre el agotamiento emocional, más que en el físico, y su consiguiente pérdida de motivación laboral. Es un problema laboralmente ocasionado, con repercusiones en la salud de los trabajadores, y con frecuencia se vincula a una sintomatología amplia y variada.

Al igual que hemos hecho al hablar del estrés, en este caso, el burnout también está afectando especialmente a las profesiones del mundo de la sanidad.

Fuente: Factores y riesgos psicosociales, formas, consecuencias, medidas y buenas prácticas. Ministerio de trabajo e inmigración – Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo.